img50/405/10946139xb3.jpg
   
 
  EDUARDO LALO RAMOS
 

EDUARDO “LALO” RAMOS


De tal palo, tal astilla

Eduardo Germán Ramos, nació el 28 de Mayo de 1956 en un pequeño pueblo cercano a Necochea, su nombre es Mechongué. Como tantos otros pueblitos del interior que viven exclusivamente del campo, seguramente sería conocido solamente por aquellos que pasan por la ruta de acceso camino a otra ciudad importante. Pero sucede que Eduardo decidió un buen día dedicarse ala automovilismo, y para ello no tuvo mejor idea que hacerlo como buen bonaerense, en el folklórico Turismo Carretera. Al fin y al cabo en su zona de influencia, los pilotos de esta categoría se contaban con los dedos de las manos, pero de las manos de una tribuna entera.
Se inició en el Mar y Sierras, una categoría que ha brindado al TC innumerables valores que aún hoy, están en el candelero. Luego de destacarse en ella, vinieron las lógicas ganas de meterse en el automovilismo grande, y que mejor que el Turismo carretera. Debutó de esta manera un 28 de Junio de 1987, en una carrera disputada en el autódromo de Buenos Aires. Lo hizo a bordo de una Dodge pintada de verde oscuro y con el Nº 152 en los laterales. Alcanzó con el, un 16º lugar en la serie final, que por tratarse de un comienzo no está nada mal. Ganó su primera competencia en Santa Rosa, el 30 de agosto de 1987, en una carrera reservada para pilotos no ganadores.
Astutamente, buscó a Oscar Castellano que por aquel entonces era el hombre a vencer en la categoría y contaba con el Dodge más veloz, para que le atendiera sus motores.
Nació de esa manera una relación que perduraría en el tiempo, al punto de que se habló siempre del maestro y su pupilo. La carrera de Eduardo Ramos estaría íntimamente ligada a la de Oscar Castellano.
Cuando en el ´89 “Pincho” decidió cambiar de marca de su auto, le vendió el Dodge Campeón a “Lalo”. Los resultados comenzaron entonces a aparecer con mayor asiduidad, pero todavía faltaba algo. Castellano estaba abocado primordialmente al desarrollo del motor Ford, y el Dodge dormía el sueño de los justos.
Cuando también llegó el momento de renovación en el Ford, el auto viejo pasó a manos de Ramos. En el debut con ese auto en el circuito de Olavarria en 1991, le faltó muy poco para el triunfo, apenas una vuelta y media. Pero el camino estaba sembrado. Solo era cuestión de tiempo para la primera victoria.
Y la misma llegó el 5 de abril de 1992, en el mismísimo autódromo de Buenos Aires, en la “catedral” del automovilismo, como se lo suele llamar. Tras cartón, la revancha en Olavarria al poco tiempo. Y ahora si “Lalo” comenzaba a ser tenido en cuenta por la cátedra, como un constante candidato al triunfo.
Fue séptimo en el torneo de 1992, cuarto en el ´93 ganando las cuatro carreras de ese año que se disputaron en ruta, y el gran desafío que llegó en el ´94, cuando junto a Walter Hernández, Juan De Benedictis, Emilio Satriano y Fabián Acuña, arribaron a la carrera final en condiciones de ser campeones.
En esa carrera trastornada por la lluvia, cuando ya había comenzado la final. Ramos fue quién cometió menos errores y planteó mejor la carrera en función del objetivo buscado: Llegó así la coronación de una trayectoria metódica, que sin prisas pero sin pausas, fue trazada con objetivos claros y que se fueron cumpliendo uno a uno.
AUDIOS DESTACADOS
 

Publicidad
 
LA BELLEZA DE LA SEMANA
 
SITIOS AMIGOS
 
img521/994/1221253055510fkh6.jpg img375/1866/headernk4.jpg img218/504/elcircuitocerradoab2.jpg
img504/6499/f1automashz5.jpg img78/9200/logoarmariofinal2za1.jpg Gustavoeo img402/6520/bannerkartingvz0.jpg
img145/289/1221253055510fyw7.jpg
img296/2894/logobigyz5.gif img224/769/5158encabezadotz1.jpg<
 
Locations of visitors to this page CONTADOR DE VISITAS: Europa Casino
Europa Casino
 
Hoy habia 21 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=