img50/405/10946139xb3.jpg
   
 
  OSCAR CASTELLANO

UN ZORRO AL VOLANTE

Frío, calculador, mediático, perfeccionista hasta el último detalle y por sobre todas las cosas corajudo. Así fue arriba de un auto Oscar Roberto Castellano y así lo es también cuando los tiene que preparar para algún corredor.

Amante por naturaleza del automovilismo, nació el 15 de septiembre de 1948 en la ciudad de Lobería, provincia de Buenos Aires. En este deporte comenzó desde joven a tener contacto con los autos de carrera, y a lo primero que se subió fue a las famosas "Cafeteras" en 1968. Ese mismo año ganó su primera competencia con el Internacional '33.

Ganó varios campeonatos y subcampeonatos corriendo zonales, después probó suerte en el automovilismo nacional, más precisamente en Fórmula 2, pero no logró conseguir resultados de mucha relevancia. Hasta que en 1981 arribó al Turismo Carretera. Debutó con un Dodge color naranja y el número 101 pintado en sus puertas. En uno u otros casos, el "Zorro", como enseguida se lo conoció en el ambiente, se mostró rápidamente como un hombre para temer y respetar. Todo lo que hacía era con seriedad y profesionalismo, algo que era raro ver por aquellos tiempos
En sus principios contó con un vehículo bastante veloz, pero todavía era algo díscolo a la hora del frenaje y más aún para doblar.

Su Dodge contaba con preparación propia, aunque poseía algunos elementos que eran de origen importado. Pero la mayoría de las cosas se hacían en el taller que tenía en su ciudad natal. Castellano buscó siempre progresar en cada cosa que hacía, así fuera la más ínfima. Esa es una manía que todavía mantiene en la actualidad.

En 1989 también gritó campeón con Ford.
No hay que pasar de alto sus "lindos duelos" con Roberto Mouras, quien muchas veces le quitó la posibilidad de subirse al podio para levantar la copa del campeonato. Pero finalmente su primer título llegó en 1987 a bordo de su Dodge naranja. A este le siguieron el campeonato del '88 con otro Dodge esta vez pintado en sus puertas el número 1 y en el '89 se llevó el tricampeonato, esta vez subido a un Ford. Para él este último logro tuvo un sabor especial, ya que después de tantos años de haber corrido con un imbatible Dodge y pasar a una marca de muchos hinchas, no fue fácil.

Los años '90 y '91, lo vieron peleando nuevamente los primeros lugares, esta vez contra Emilio Satriano y Oscar Aventín. Pero a fines de 1991 le dijo basta a la etapa de corredor. Sin embargo siguió ligado al automovilismo, pero dedicándose únicamente a la preparación de autos. En el año 1994 tuvo la gran satisfacción que un Ford Falcon preparado por él ganó un título. Eduardo Ramos era el piloto y se lo dedicó a quien por muchos años, fue su maestro. Vivió, vive y vivirá por el automovilismo hasta que la magia se le acabe.

AUDIOS DESTACADOS
 

Publicidad
 
LA BELLEZA DE LA SEMANA
 
SITIOS AMIGOS
 
img521/994/1221253055510fkh6.jpg img375/1866/headernk4.jpg img218/504/elcircuitocerradoab2.jpg
img504/6499/f1automashz5.jpg img78/9200/logoarmariofinal2za1.jpg Gustavoeo img402/6520/bannerkartingvz0.jpg
img145/289/1221253055510fyw7.jpg
img296/2894/logobigyz5.gif img224/769/5158encabezadotz1.jpg<
 
Locations of visitors to this page CONTADOR DE VISITAS: Europa Casino
Europa Casino
 
Hoy habia 13 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=